Asia  | 04/05/2014

MANDALAY, Regreso al Pasado



Mandalay, la segunda ciudad más importante de Myanmar, es uno de los lugares más evocadores del planeta. Gracias a las imágenes de calor tropical, templos budistas y amores frustrados, estará eternamente ligada al escritor Rudyard Kipling.



La carretera que lleva a Mandalay está repleta de peces voladores, ya que no es un camino sino un rio, el Irrawaddy. A través de la bruma de la mañana, no se oye ruido de tráfico, la niebla se eleva desde el follaje verde oscuro e intenta penetrar entre los techos dorados y brillantes de las pagodas y los monasterios.



En las calles en hora punta, por la mañana, los trajes tradicionales son la norma; los hombres y las mujeres visten longyis, el pareo birmano, mientras que los escolares acuden a clase con pequeñas cajas en las que llevan el almuerzo. Niñas con las mejillas manchadas de thanaka, un protector solar natural, monjes descalzos con urnas para depositar limosnas y vendedores ambulantes que cocinan un caldo de pescado picante, comparten espacio con motocicletas, coches destartalados y rickshaws.



El calor, los olores, la vida callejera y los colores de Mandalay son embriagadores y enganchan a cualquier viajero.

     
     

Newsletter

El Elefante de SUDAFRICA

Agosto 2017

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

+ Ver newsletters anteriores

Más noticias

volver