Asia  | 12/08/2014

Ritos Funerários TANA TORAJA

Desde hace siglos, las tierras altas de Sulawesi, la isla en forma de orquídea de Indonesia, es el hogar de los toraja, un grupo étnico cuya vida gira en torno a la muerte.

En la civilización toraja, los familiares del difunto organizan unos funerales que marcan el retorno del muerto al seno de sus ancestros. Para ellos, es muy importante que la ceremonia tenga éxito porque si queda satisfecho velará, protegerá y traerá suerte a su familia.

La ceremonia dura varios días y una vez finalizada, el féretro será introducido en una roca sagrada junto a sus antepasados. Pero hasta que llegue ese momento la familia deberá construir una ciudad para albergar a los invitados llegados de distintos confines del territorio, sacrificar unos cuantos búfalos y atender a dichos invitados en un ritual único en el mundo.

Según la tradición tienen que pasar al menos tres meses desde la muerte del difunto para la celebración del funeral. Durante este tiempo, el cuerpo permanece en casa conservado mediante la inyección de un mejunje elaborado con flores y hierbas especiales. En ocasiones lo mantienen así más de veinte años hasta que la familia consigue reunir el dinero para el entierro.

Hay que sacrificar muchos búfalos para vivir felizmente y ser respetado en el paraíso. Las almas de los muertos solo pueden ir a puya, al cielo, cuando se completa el ritual de la muerte. El viaje a puya requiere un animal fuerte porque es un viaje difícil en el que hay que cruzar montañas y valles.

El féretro es transportado en su último viaje a través de los campos de arroz, hacia su nuevo hogar, un agujero en la roca sagrada, mientras el espíritu del muerto descansa feliz, y la familia ha reforzado su honor, estrechado lazos y demostrado su riqueza y generosidad.

     
     

Newsletter

El Elefante de SUDAFRICA

Agosto 2017

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

+ Ver newsletters anteriores

Más noticias

volver