Asia  | 31/12/2014

MALACA, Ciudad Mestiza

Malaca, declarada en el 2008 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es un ejemplo vivo en el sureste asiático de una ciudad mestiza en la que múltiples influencias europeas y asiáticas, a lo largo de más de 500 años, han terminado creando un espacio urbano excepcional.

No se parece a ninguna ciudad de Asia y mucho menos de Malasia. Se mire por donde se mire siempre aparece algo desconcertante, difícil de clasificar, de ponerle un nombre. De pronto aparece una iglesia con influencia holandesa, pero también con caracteres chinos, un fuerte portugués con cañones británicos, un antiguo palacio del sultán que se aleja de los cánones arquitectónicos de la región o una insólita estatua de San Francisco Javier.

También ocurre con la cocina, que es pura fusión, antes de que se inventara el término, y la misma impresión vuelve a repetirse con sus gentes, que todavía conservan rasgos de todas las culturas y civilizaciones que han pasado por este lugar estratégico en el estrecho de Malaca.

La ciudad fue fundada por un príncipe errante de Sumatra, allá hacia el año 1400, tras el cual llegaron los mercaderes chinos y después los portugueses. Todos ellos aportaron la esencia que conforma la actual ciudad, ante todo, tremendamente acogedora, agradable y agradecida con el turismo.

     
     

Newsletter

El Elefante de SUDAFRICA

Agosto 2017

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

+ Ver newsletters anteriores

Más noticias

volver