¿Qué ver? | Namibia

 

Windhoek

La capital del país se encuentra a 1.650 metros de altitud, lo que le confiere un clima refrescante. La ciudad es una amalgama de edificios coloniales alemanes y edificios contemporáneos de color pastel. Entre sus edificios más importantes citaremos la Christuskirche, de estilo neogótico y modernista, el paseo de Hofmeyer, el Parlamento, la zona peatonal de Post Street donde se exponen 33 meteoritos, o la antigua fortaleza Alte Feste, hoy convertida en museo.

 

Meseta Central

Es el lugar que escogieron los colonos alemanes y afrikaaners para establecer sus haciendas de ganado y sus cultivos. En el camino atravesaremos antiguas ciudades coloniales que han dejado la impronta de su pasado, como las poblaciones de Rehoboth, Keetmanshoop, centro de la industria lanera y con bellos edificios o el volcán Brukkaros. Cruzando la Meseta Central llegaremos a la ciudad de Lüderitz y al Cañón del Río Fish.

 

Lüderitz

Hay que considerar esta ciudad como un lugar sacado de contexto. Es un pueblo bávaro junto a la ventosa costa del desierto de Namib. Charcuterías, cafeterías e iglesias luteranas dan fe de la colonización alemana. En sus desoladas playas conviven pingüinos, bandadas de flamencos y avestruces. Lüderitz es conocida como la ciudad de los diamantes.

 

Fish River Canyon

No existe ningún lugar como éste en toda África. El Cañón se extiende de norte a Sur por 160 kilómetros a lo largo del río Orange, al Sur del país. Llega a tener una amplitud de 27 kilómetros y las paredes ascienden hasta los 550 metros. A pesar de sus dimensiones, éstas no pueden explicar el atractivo del cañón y las vistas tan increíbles que ofrece al espectador.

 

Parque Nacional de Namib-Naukluft

Este parque, que se extiende junto a la costa y que avanza hacia el interior tiene una superficie de 50.000 km² y deleita al que lo contempla con una gran variedad de paisajes desérticos. Los más hermoso los encontramos en la región de Sossusvlei, donde se pueden observar las enormes dunas de color anaranjado y que son las más altas del mundo. Es aquí donde se encuentra la famosa Duna 45. Otras zonas a destacar dentro del parquet son las bellas montañas de Naukluft o el Cañón de Sesriem.

 

Costa de los Esqueletos

El nombre no es una mera metáfora y se utiliza a menudo para designar toda la costa desierta. El parque abarca casi dos millones de hectáreas de dunas de arena, grava y se encuentra entre las zonas áridas más inhóspitas de la Tierra. Los grandes atractivos del lugar son los restos de algunos navíos que naufragaban, debido a la niebla que casi siempre flota en el ambiente y Cabo Frío, donde hay una colonia de miles de leones marinos.

 

Swakopmund

A menudo se conoce a Seakopmund por ser más alemán que los mismos alemanes, a la vez de que es el destino vacacional más popular de Namibia para aquellos que aman el surf, la pesca y el mar en general. Sin embargo, este complejo marítimo se ha reinventado para destacar como la capital de los deportes de aventura del país. Ahora pues, también atrae a los adictos a la adrenalina. Conducir un quad a través de los interminables bancos de arena, deslizarse por las dunas en una tabla de surf, saltar desde una avioneta en paracaídas o vivir las fantasías de Lawrence de Arabia en un safari a camello, son algunas de las actividades que se pueden realizar en Seakopmund.

 

Parque Nacional de Etosha

Uno de los lugares más extraordinarios para disfrutar de la fauna salvaje. El paisaje puede variar desde la sabana cubierta de maleza hasta los parajes boscosos. El centro del parque lo forma el Etosha Pan, una inmensa depresión de fondo salado que, únicamente en ocasiones, contiene agua. La fauna va variando según la época del año y la cantidad de agua que se concentra. Después de las lluvias aparecen los flamencos y los pelícanos. Durante el invierno aparecen las grandes concentraciones de los grandes mamíferos como el león, el leopardo o los elefantes, así como las aves o especies protegidas como el rinoceronte negro o el impala de cara negra.

 

Kaokoland

Esta región que se encuentra al Norte de Skeleton Coast es una continuación del paisaje montañoso y desértico y es donde se concentra la comunidad de los Himba, una de las más fascinantes culturas indígenas y donde podemos contemplar los elefantes del desierto. Otro de los atractivos de la región son las Cascadas de Epupa, que durante la época en la que hay el nivel del agua más bajo se convierte en un magnífico jacuzzi natural.